Arroz con leche condensada y naranja

19 noviembre, 2016por 3 Comentarios

img_6499

Desde hace dos meses estoy en Asturias, en mi Ribadesella natal, curando el corazón y el alma…

Hace unas semanas unos amigos nos invitaron a su cabaña, hacía mucho tiempo que nos insistían en que fuéramos, pero como siempre, las prisas y la falta de tiempo no lo hacía posible. Sorpresa la que nos llevamos al ver que la cabaña era uno de los sitios más bonitos en donde hemos estado. Es el refugio de una familia que ha hecho posible su sueño a lo largo de 20 años de construcción con sus propias manos.

Además de el maravilloso entorno, nada menos que los Picos de Europa, nos deleitaron con una comida casera asturiana que nos supo a gloria. El postre fue arroz con leche condensada, la primera vez que lo probábamos ya que siempre hago mi receta tradicional.

Nos gustó tanto que aquí estoy con la receta un poco modificada, ya que en lugar de anís usé ron añejo, y el limón lo sustituí por naranja. El resultado es un arroz meloso, dulce y con un toque cítrico

A por la receta!

cabana

img_6512

 

img_6504

img_6515

arroz con leche condensada y naranja

Ingredientes

  • 1 taza de arroz bomba
  • 6 tazas de leche entera
  • 2 tazas de leche condensada
  • 1 pizca de sal
  • 2 palos de canela
  • 1 corteza de naranja
  • 1 chorro de ron añejo

Preparación

  1. Lavamos el arroz con agua para quitarle parte del almidón.
  2. Vertemos la leche en una olla con la cáscara de naranja y el palo de canela. Hervimos durante 15 minutos y dejamos reposar otros 10 minutos.
  3. Ponemos el arroz en un olla grande con un chorro de agua, calentamos a fuego medio y dejamos que se evapore el agua.
  4. Agregamos la leche poco a poco a la olla del arroz y añadimos el resto de ingredientes. Dejamos hervir a fuego lento durante 1 hora, revolviendo cada 5 minutos para que no se pegue.
  5. Una vez que la leche se ha evaporado y ha quedado una crema líquida, retiramos y dejamos que pose y enfríe.
  6. Se sirve a temperatura ambiente.

Trucos

  • Una vez que retiréis el arroz del fuego, se evaporará un poco más, por lo que tenedlo en cuenta para que no se pegue.
  • No agregamos azúcar porque la leche condensada da el suficiente dulzor al arroz.
  • No os recomiendo hacer un requemado ya que el arroz es muy dulce.
  • El arroz se lava para evitar que el almidón haga que se peguen todos los granos y quede como un mazacote.
  • Si al cocerlo veis que se queda seco, podéis echar un poco de leche, es mejor eso que se quede duro o pegado.
  • Si os sobra arroz, podéis hacer un helado de arroz con leche, delicioso!
Print Friendly, PDF & Email

Archivado en: Pascuapostre Etiquetas:

Comentarios (3)

Trackback URL | RSS Feed Comentarios

  1. Ricardo dice:

    Interesante. Creo que acertaste al cambiar el anís por ron. Lo digo sin haber probado la receta. UH! Qué “cabaña” y qué lugar!

  2. ArroceroTraumatizado. dice:

    El arroz con leche condensada es una redundancia pues el arroz con leche se hace condensando la leche lentamente. La idea del ron es genial, con vainilla sería glorioso.

    Esto sería un arroz más para sureños intentando imitar el civilizado arroz con leche norteño que requiere de paciencia y esfuerzo.

    Salud.

  3. Monica dice:

    Qué ganas tengo yo de curar también el corazón en la tierrina. Tiene pintaza, la probaré :)!

Dejar un comentario